Abrazos, catarsis y violencia: el 8 de marzo en Costa Rica

Nery Chaves García
Radio Calles y Cuerpos / Voces Nuestras

A las cuerpas calcinadas y los gritos asfixiados de las compañeras en Nueva York durante la huelga de las camiseras.

Los 8 de marzo remiten a la historia de despojo, disputa y, sobre todo, resistencia y rebelión de las mujeres. Es la conmemoración más inmediata de aquellas compañeras que murieron para que hoy muchas disputemos derechos, espacios, cuerpos, voces y vidas. Es el tributo que rendimos a las que nos antecedieron y que posibilitaron que hoy llenemos miles de calles en todo el mundo; nuestra existencia ?como mujeres- se la debemos a cada una de ellas.

Fuimos miles las que marchamos el 8 de marzo en distintos territorios de Costa Rica. Todas rodeadas de sonrisas, abrazos de nuestras compañeras y la rabia ancestral que arrastramos como sujetas vulnerabilizadas, empobrecidas, violentadas y asesinadas. Sin embargo, a pesar de que el unísono aclamó por el fin del patriarcado, el capitalismo, el racismo y la violencia, las tensiones no desaparecieron ese día. Poco les importó que fuera NUESTRO día. En este texto pretendo retratar las resistencias misóginas y conservadoras que surgen como respuesta a nuestra alegre rebeldía, la que viene de mujeres ?trans, cis, y personas no binarixs- y feministas. La quema de brujas no es cosa del pasado.

– Costa Rica entre la avanzada fundamentalista-conservadora y la radicalización del neoliberalismo:

Explotó en nuestra cara un secreto a voces. La primera ronda electoral en febrero de 2018 evidenció lo que muchas sospechaban: la ola fundamentalista religiosa había llegado a Costa Rica, Fabricio Alvarado, del Partido Restauración Nacional, resultó vencedor en la primera ronda electoral presidencial. Luego de que se hiciera pública la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos respecto al derecho al nombre y el matrimonio igualitario, el odio se profundizó en las cuerpas más vulenerabilizadas: las LTBI (1) y las mujeres en general (2). La violencia contra las identidades y orientaciones sexuales contra hegemónicas aumentó y una oleada de femicidios se hizo presente en medio debate electoral. Y también, la campaña electoral se volvió dicotómica; dónde los sectores auto denominados progresistas sacaron su cuota de oportunismo político.

El PAC resultó vencedor en la segunda ronda electoral, con una amplia ventaja que sólo podría ser explicada por una conciencia en lo que a derechos humanos refiere. Excluyendo, sin embargo, las reivindicaciones que refieren a la dimensión material de la vida: la dignificación de la vida no es posible con políticas neoliberales (3). Por su parte, la segunda administración del PAC inició con la precarización de la vida. El Combo Fiscal fue el proyecto legislativo estrella del 2018, prometiendo un atentando directo contra la calidad de vida y monedas de cambio entre los derechos de las mujeres sobre una reforma fiscal profundamente regresiva. A pesar de que Patricia Mora lograra la declaración de la violencia de género como emergencia nacional, la norma técnica del aborto terapéutico no es una realidad en el país y el ataque frontal a los hogares más empobrecidos del país ?encabezados por mujeres- es la política pública que se impuso en 2018.

Junto a las promesas de precarización, vino la represión de movimientos sociales que se aglutinaron en contra del Combo Fiscal. El PAC lo sacó todo: la policía montada, antimotines, el Grupo de Apoyo Operacional (GAO, los linces (Policía Motorizada) y la bestia (vehículo blindado donado por EEUU); también intentó saltar el sistema de pesos y contrapesos al presionar al Poder Judicial por la declaración de ilegalidad de las huelgas que confrontaban al Gobierno. Así, el rostro pro derechos humanos que pretendió mostrar el PAC durante las elecciones presidenciales se fue diluyendo.

Para 2019 el movimiento ?yo también? (me too) alcanzó a altos políticos en Costa Rica. El ex presidente y premio Nobel de la Paz, Oscar Arias Sánchez, fue denunciado por abuso sexual por parte de una activista antibélica y una Miss Costa Rica (4). Hoy, las denuncias públicas por agresión sexual contra Arias rebasan las 10; mientras tanto la Fiscalía realiza distintos esfuerzos para garantizar que el ex presidente no pueda salir del país y sea sometido a la justicia. Por otro lado, la Iglesia Católica fue sujeta de denuncias por violación de parte de distintos sacerdotes. A un día del 8 de marzo, la Fiscalía allanó la Curia Metropolitana y el Tribunal Eclesiástico de la Iglesia Católica (Conferencia Episcopal). Así, en la presunta Suiza Centroamericana los derechos humanos quedan reservados para una minoría que, además, ostenta los poderes estatales (5).

– 8 marzo 2019: Más juntas que nunca  

La jornada de movilización en el marco del 8 de marzo inicio a altas horas de la madrugada. Las primeras acciones versaron en la denuncian de agresores sexuales a través de mantas colgadas en distintos puntos de San José y Cartago. También, durante la tarde distintas mujeres marcharon y realizaron actividades en conmemoración del 8 de marzo en comunidades fuera del Gran Área Metropolitana como Talamanca, Ciudad Neily, Puntarenas y Upala.

,

,

En San José fueron miles las mujeres que se concentraron y marcharon sobre la Avenida Segunda. Miles de mujeres diversas, de distintos sectores, territorios y con distintas formas de expresión. Los recursos iban desde performance a lo largo de la marcha, música, circo, piñatas y carteles que demostraban que la pluralidad es lo que mejor define a las mujeres en Costa Rica.

La marcha en San José fue convocada por una red de organizaciones de mujeres y feministas aglutinadas en Ni Una Menos y la organización de la marcha en conmemoración del 8 de marzo. Maricruz Granados, vocera de Ni Una Menos, enfatiza que las denuncias que aglutinan el llamado a marchar van desde la violencia de género hasta la estructural.

,

,

Sin duda, la alegre rebeldía de estar juntas se hizo presente en las calles de San José. Otras compañeras también hicieron hincapié en discusiones que se encuentran actualmente en la corriente legislativa, como el uso y tenencia de armas, además de la presencia de un bloque antiespecista. Así como a la aún presente amenaza fundamentalista religiosa: ?En este momento Costa Rica está pasando por un altísimo riesgo de barbarie?, menciona Ana Carcedo de Mujeres en Acción.

,

,

Por su parte, Isamar de Transvida recordó el trans-femicidio de María Paula que ocurrió a unos días de la conmemoración del 8 de marzo.  El derecho tan básico a estar vivas continúa aglutinando a mujeres y feministas.

,

,

Mujeres de fé, en patines, disfrazadas de criadas a propósito de la novela de Margaret Atwood, tambores, antorchas y piñatas demostraron la creatividad de los movimientos de mujeres y feministas.

,

,

La Sala, organización de mujeres trabajadoras sexuales se hizo presente. Ello, en relación a su lucha a ser reconocidas como trabajadoras y, con ello, al acceso de las clausulas laborales más básicas con las que ya cuentan las mujeres en otros sectores.

También, por primera vez, se hizo presente un bloque organizado de mujeres negras que parten desde el reconocimiento del racismo como articulador entre el patriarcado y el capitalismo en la opresión de las mujeres. La interseccionalidad feminista se hizo presente además de las discusiones anti racistas.

,

,

En horas de la mañana del 8 de marzo, el cuerpo de una mujer fue encontrado en su casa en Sabana (6). También, al ser las 9 de la noche, cuando aún mujeres y feministas estaban concentradas en las calles de San José una mujer fue asesinada por su esposo en Desamparados (7). Dos femicidios que demuestran las deudas históricas del Estado para garantizar el bienestar de las mujeres así como el largo camino por alcanzar la utopía: el estar vivas y felices.

,

,

– Violencia machista en el 8M:

Las denuncias, manifestaciones y esfuerzos de distintas mujeres, colectivos y organizaciones feministas no fueron suficientes para mermar la violencia machista durante la conmemoración del 8 de marzo. Incluso, en años anteriores, compañeras se han acercado a la organización para denunciar la presencia de sus violadores y agresores en las calles ese día, tomando fotografías e incluso marchando y gritando, supuestamente, a favor de derechos de las mujeres. La impunidad que reina en la violencia sexual también se hace presente en las calles durante el 8M.

Ante ello, la organización de la marcha contaba con una comisión de seguridad que estaría encargada de acuerpar las denuncias contra hombres, así como garantizar la integridad de las compañeras que asistieran a la marcha. Así, una de las disposiciones de seguridad ?y también política- suponía la conformación de un bloque no mixto que encabezara la marcha para que las compañeras que así lo desearan marcharan en un espacio conformado únicamente por mujeres trans, cis y personas no binarias. Esta disposición, de acuerdo a la misma comisión, no fue respetada por una gran mayoría de hombres; entre los cuales se encuentran periodistas que con la excusa de su ?trabajo? hicieron caso omiso a las indicaciones de las compañeras e incluso arremetieron contra ellas de forma violenta.

Una de las integrantes de la comisión de seguridad fue tildada de sexista, por más contradictoria que se pueda leer. Días después de la marcha fueron publicadas distintas denuncias en relación a la conformación de un bloque no mixto, alegando a que la lucha contra el patriarcado corresponde a todas las personas; pasando por alto, así, a la mínima solicitud de solidaridad con las compañeras que se sienten amenazadas por la presencia de hombres.
 
Como si eso fuera poco, durante el cierre de avenida segunda se dieron distintos conatos de violencia contra la comisión de seguridad y las mujeres que acuerparon la acción con sus bicicletas. Los enfrentamientos se dieron con taxistas, choferes particulares e incluso un policía municipal que alegaban a la libertad de tránsito; un derecho que, paradójicamente, le es negado a las mujeres a través de la violencia sexual en el espacio callejero. Además, las mujeres ciclistas comentaron ser amenazadas por uno de los choferes que quedo al otro lado del cierre y los motociclistas no perdieron su tiempo por arremeter contra el bloqueo haciendo uso de su moto para pasar a como se diera lugar.

Los insultos en relación a los cuerpos de las compañeras que cerraban la calle así como en relación al derecho a decidir se hicieron presente en el enfrentamiento a la altura del Banco de Costa Rica. Gritos como ?cierren las piernas, así no abortan? fueron la norma en ese primer bloqueo de tránsito; mínima acción para manifestar fuerza y oposición política ante el machismo imperante en el país.

Asimismo, la comisión de seguridad reporta poca colaboración de parte de la policía ?en contraste con años anteriores-, quiénes llegaron muy tarde al enfrentamiento que sucedía en el cierre de la marcha y a lo largo de la misma colaboración de una forma muy superficial. Cuando sí se hicieron presentes fue en el paso de la manifestación frente a Fundación Arias para la Paz, espacio en el que ocurriría un plantón debido a las denuncias contra Oscar Arias; fue un cordón policial lo que se colocó frente a la puerta principal del inmueble. Así, la policía defendió la propiedad privada sobre la vida y cuerpo de las mujeres que se encontraban en la conmemoración del 8 de marzo. Acción que no es nada más que un reflejo del carácter de la violencia de género a nivel nacional.

– Fuerzas en tensión:  

La marcha del 8 de marzo en San José, y las distintas actividades de conmemoración fuera del Gran Área Metropolitana, son contundentes en demostrar el crecimiento de los movimientos de mujeres y feministas en la lucha por el alcance y garantía de los derechos de las mujeres en su amplitud. Pero, también, distintos conatos de violencia así como el avance del sector conservador en los poderes estatales dan cuenta del enfrentamiento entre dos visiones de mundo completamente antagónicas; ello sin dejar de lado la permanencia de comportamientos culturales machistas en la sociedad general.

En la medida de que se perciba que los movimientos de mujeres y feministas avanzan, más fuerte será la arremetida de los sectores fundamentalistas religiosos y conservadores. Arremetida que, además, no puede ser separada del neoliberalismo y la precarización de la vida en general. Así, los retos para el goce real de los derechos para las mujeres, así como la calidad de vida de las mismas, se empinan cada vez más en un ambiente profundamente hostil para nuestros cuerpos y vidas.

Ante ello, no queda más que la apuesta política a la organización y conformación de redes de mujeres que posibiliten la llegada de la sororidad a lugares donde el imperio machista se impone con mayor fuerza. Es la profunda necesitad de ruptura de los feminismos blancos, vallecentralinos y de clase media por aquellos que integran, además, la defensa de los territorios, de la dimensión material de la vida y, con ello, la vida de las mujeres.

CREDITOS:
Registro de Audios: Laura Contreras, Rebeca Varela, Melissa Alfaro – Colectiva Caminando / Fabiola Pomareda – Voces Nuestras.
Fotos: Victoria Vega.
Montaje web: Joaquín Tapia.

,

Template Design © VibeThemes. All rights reserved.

Si desea consultar disponibilidad del estudio de grabación favor llenar el siguiente formulario:

    Nombre de Organización o persona que desea alquilar:
    Nombre de persona que estará a cargo:
    Correo electrónico:
    Celular:
    Fecha que desea
    grabar:

    Selecciones el tipo de servicio que desea cotizar

    Skip to content