La educación pensada para el buen vivir

La educación pensada para el buen vivir tiene que ser participativa, vinculada con la comunidad y destinada a construir personas críticas y pensantes.