En Costa Rica: Casos de impunidad en femicidios causan más dolor y evidencian que la justicia no es ni pronta ni efectiva.

El 30 de julio de 2020, Fernanda Melissa Sánchez Aguilar de 31 años y su hija Raisha Fabiola Ríos Sánchez de 12 años fueron asesinadas a golpes y lanzadas a un precipicio en la Zona de los Santos en el centro-sur de Costa Rica.

Más de un año después de este doble femicidio, las autoridades afirman que no hay sospechosos, por lo cuál el crimen sigue impune. No obstante familiares y vecinos de Fernanda y Raisha, han denunciado como principal sospechoso a Carmen Fabio Ríos Garro de 53 años, expareja de Fernanda y padre de Raisha.

El sospechoso agredía y amenazaba sistemáticamente a Fernanda y hoy se mantiene en libertad, sin medidas cautelares y sin un proceso judicial, ni causa pendiente.

Con esta historia de absoluta impunidad y de lucha incansable por exigir justicia, nuestra compañera Génesis R. Cruz nos comparte otra entrega de la serie "Después de un femicidio".