En Guatemala

Niñas y niños son llevados de sus casas a las urbes, para dedicarse a trabajar y enviar dinero a sus hogares. La mayoría se dedica a labores de alto riesgo, como ventas ilegales de combustibles y pólvora.